Petitgrain: magnetismo y chispa creativa.

La siguiente parada en nuestra ruta: El Petitgrain. Este ingrediente le otorga a nuestro clásico perfume Ron de Bahía frescura, chispa y modernidad.

El Petitgrain es un Aceite Esencial que se extrae de la planta de naranja amarga Citrus Aurantium. Esta planta, originaria del sur de China, fue traída a Latinoamérica en el siglo XIX, y ahora florece firmemente en Paraguay y sus alrededores. Su nombre, se traduce del francés como “Pequeños granos” ya que el fruto del naranjo amargo es sorprendentemente pequeño para tratarse de un cítrico. 

El árbol de Naranjo Amargo es fuente de tres aceites esenciales diferentes. El Aceite Esencial de Petitgrain se toma de las ramas y hojas del árbol y produce, mediante destilación por corriente de vapor, un elixir refrescante, floral y herbáceo. El Aceite de Neroli, se deriva únicamente de la flor azahar y el Aceite de Naranjo Amargo proviene de las cáscaras de la fruta, obtenido mediante el proceso de prensado en frío.  

Este ingrediente, ha sido utilizado históricamente en prácticas de salud tradicionales, y desde el siglo XVIII, es un imprescindible en la perfumería por su refrescante y chispeante aroma. Además de una fragancia inconfundible, este elixir tiene efectos terapéuticos sobre el equilibrio nervioso y la imaginación; acrecienta el talento, el sentido de lo oportuno y la creatividad inventiva, promoviendo sentimientos de relajación y tranquilidad. Estos poderes no son gratuitos, se explican por sus altos niveles de acetato de linalilo y linalol, compuestos químicos reconocidos por proporcionar estos beneficios (También muy presentes en la Lavanda y la Bergamota).  

El Petitgrain no podía quedarse fuera de nuestra versión del clásico perfume Ron de Bahía. Sus notas cítricas, verdes, boscosas y amaderadas le otorgan a esta legendaria fragancia un aire refrescante y agudo; y dotan a aquel que la usa de seguridad, magnetismo y chispa creativa. ¿Ya lo probaste? Cuéntanos qué te parece.  

También puede interesarte:

Ron de Bahía: el secreto de los navegantes.

El arte de la afeitada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *