9 amaneceres latinoamericanos para una mañana feliz

Vivimos en un continente lleno tesoros, riquezas y diversidad, por eso te invitamos a despertar y agradecer los amaneceres que nos regala la naturaleza en todo su esplendor.

 

1. Salar de Uyuni, Bolivia

mckenzie-toyne-747152-unsplash.jpg

Crédito de la foto: Mckenzi Toyne.

¿Quieres escapar de la realidad y viajar a una maravillosa película de Michel Gondry?

El astronauta Neil Armstrong, el primer hombre en pisar la luna, desde el espacio vio una gran mancha blanca que le llamó su atención, tanto que cuando regresó ordenó investigar de qué se trataba y así descubrió la majestuosidad del Salar de Uyuni, el salar más grande de Sudamérica con más de 11, 000 kilómetros de superficie.

El Salar es una masiva e impactante superficie de color blanco, cubierta por agua en algunas secciones, lo que genera un efecto de espejo en donde el cielo y el suelo se mezclan entre sí. Al ver el amanecer en este lugar  podrás apreciar y sentir de cerca la potencia de todas las tonalidades del sol.

 

2. Corazón peruano

20637962836_32dc5e6338_k.jpg

Crédito de la foto: Antonio Campoy.

Perú te regala un despertar con el aire más puro del planeta. La Amazonía peruana, más conocida como el corazón peruano por la densidad de sus bosques, es el segundo lugar del mundo con mayor biodiversidad de especies de aves, después de Colombia.

El Amazonas peruano se encuentra al norte y limita con Ecuador, y aunque en su interior solo habita la menor densidad poblacional del país, la mayor parte de las etnias peruanas habitan este territorio.

 

3. Llanos orientales, Colombia

llanero.jpg Crédito de la foto: Rodrigo Díaz.

Si quieres ver el amanecer en todo su esplendor, en los Llanos Orientales sentirás la magia de ver salir el sol en un horizonte despejado. Rodeado del zumbido de insectos, el despertar de las vacas y el sonido del pájaro carpintero, podrás apreciar la mezcla del color blanco amarillento que con el tiempo adquiere un tono ligeramente rosado.

A los Llanos orientales también se les conoce como la región de la Orinoquía debido a que se encuentra en la cuenca del río Orinoco, el cual viaja desde la Cordillera de los Andes hasta la Amazonía y por su paso baña las tierras de esta hermosa región.

4. Salar de Atacama, Chile

shutterstock_176365226.jpg

Si quieres despertar y sentir paz, el Salar de Atacama es el lugar perfecto para agradecerle al sol por un nuevo día. Está ubicado en la Región Antofagasta en Chile y es el mayor depósito salino del país. Este majestuoso lugar recibe las aguas del río San Pedro de Atacama, el cual forma diferentes lagunas que atraen a hermosos flamencos rosados que se alimentan de crustáceos, algas microscópicas e insectos.

5. Monte Fitz Roy, Argentina

Fitz-Roy-Arg-1024x453.jpg

Crédito de la foto: Mariano Mantel.

Si eres un admirador del frío, el Monte Fitz Roy será el lugar perfecto para ver al sol brillar en la mañanas. El Fitz Roy es una montaña ubicada cerca de la villa El Chaltén, en Campos de Hielo Sur en la Patagonia, en el límite entre Argentina y Chile. El monte tiene una altura de 3.400 metros, lo que lo convierte en uno de los destinos turísticos más aclamados por los turistas que buscan practicar el montañismo.

6. Chichén Itzá, México

tour_chichen_itza_al_amanecer_tu_experiencia_320190424120457.jpg

Crédito de la foto: Tono Balaguer.

¿Por qué no despertar  honrando a nuestros ancestros?  Chichén Itzá es uno de los principales lugares arqueológicos de la península de Yucatán y en 1988 la Unesco lo nombró Patrimonio de la Humanidad.

La civilización maya construyó este centro ceremonial para honrar al dios del viento y el agua, más conocido como Kukulklán. Un nombre maya yucateco que se traduce como Serpiente de Plumas. En Chichén Itzá, este dios está representado como una serpiente formada a través de luz y sombra. La poderosa energía de este lugar ancestral es perfecta para empezar tu mañana.

7. Acatenango, Guatemala

image2-5-1200x1067.jpeg

Crédito de la foto: @backpackinglawyer.

Si estás dispuesto a vivir una aventura que jamás olvidarás, te recomendamos subir este volcán para ver el amanecer.

Ubicado en el departamento de Chipaltenango, muy cerca del famoso pueblo de Antigua, este estratovolcán se encuentra conectado al Volcán de Fuego, uno de los volcanes más activos en Centroamérica. La última vez que el Volcán de Fuego hizo erupción fue en junio de 2018. Desde la cima del Acatenango podrás observar distintos volcanes, algunos activos; pero no te preocupes que la última erupción del Acatanango fue registrada en 1972, así que es completamente seguro subirlo. Otras maravillas que podrás observar desde la cima son el Lago Atitlán y la costa del Pacífico en Guatemala.

 8. Islas San Blas, Panamá

maarten-van-den-heuvel-399265-unsplash.jpg

Crédito de la foto: Maarten van den Heuvel.

Nada puede ser más revitalizante que ver el amanecer en las playas del archipiélago de San Blas, un conjunto de 365 islas que pertenecen a Panamá. Están ubicadas al este del Canal de Panamá y solo 80 de ellas están habitadas; la mayoría por indígenas Guna. ¿Qué estás esperando para sentir la arena blanca en tus pies y ver brillar sus aguas transparentes con la poderosa luz del amanecer?

 9. Parque Nacional de los Lençóis Maranhenses, Brasil

shutterstock_585596768.jpg

Esta maravilla natural posiblemente cambiará tu percepción de la belleza que existe en el mundo. Lençois Maranhenses se encuentra en el Estado de Maranhão y desde el aire puedes apreciar un mar de dunas que ocupa 70 km de la costa. En sus playas, encontrarás cangrejos, tortugas marinas y aves migratorias que hacen una parada para alimentarse y continuar su viaje. Vivir un amanecer rodeado de lagunas azules y verdes que contrastan con el color de la arena blanca, es de esas experiencias que al recordarlas te sacan una sonrisa.

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *