10 tips para sobrevivir a un lunes.

Nada más difícil que empezar un lunes luego de un relajante fin de semana. Te tropiezas saliendo de la cama en la mañana, y suspiras cuando te acuerdas que hay cosas que necesitas hacer. Sales y te encuentras con un tráfico de locos, típico de un lunes, que te hace pensar que seguramente, vas a llegar tarde. Seguro hay cosas que querías hacer, como trabajar en ese nuevo proyecto que te emocionaba hace una semana. Pero por cualquier razón, no te sientes con la actitud de hacer nada, excepto estar distraído y mirar tu celular.

Aquí hay 10 consejos que te ayudarán a estar motivado cuando te sientes como… sí, en un lunes:

Averigua porque estás enredado

Debe haber una razón por la que te sientas asi en este momento, y encontrar exactamente qué es puede llevarte más cerca de la solución. Quizás has estado amedrentado por algo incluso cuando sabes que necesitas hacerlo. Te mantienes aplazando y aplazando porque lo que tienes que hacer te suena terrible.

O quizás has estado muy cansado últimamente, como resultado de falta de sueño, una dieta desbalanceada, o falta de ejercicio. ¿Es probable que te esté faltando confianza? Quizás has planeado un emocionante nuevo proyecto, pero ahora ha llegado el tiempo de trabajar en el y no quieres dejar tu zona de confort. ¿O quizás pusiste toda tu energía en un proyecto pero se quedó a mitad de camino? Sea cual sea la razón para tu desmotivación, descubrir la raíz del problema es el primer paso para resolverlo.

Acorta la lista de lo que quieres hacer

Tenía un amigo que una vez quiso ser lo más productivo que pudiera. Y él pensaba que la mejor manera de lograrlo era hacer muchas, pero MUCHAS cosas diferentes. Terminó con una lista de cosas para hacer más grande que su cuerpo. ¿El resultado? Mucho estrés.

Si tu lista es muy larga, sentirás constantemente que no estás yendo para ningún lado. Tan pronto como una tarea está completada, otras cinco son añadidas a la lista. Relájate y concéntrate en una o dos cosas al mismo tiempo. Reduce gradualmente tu lista a tareas esenciales y elimina todo lo que no agregue valor a tu vida.

Encuentra lo que te motiva

Todos nos motivamos con diferentes cosas. Algunas personas se motivan con el dinero, otras con el éxito, mientras que otras son motivadas solamente con la sensación de progreso. Es importante que encuentras lo que realmente te motiva. Por ejemplo, tu puedes asumir que solo te motiva, pero tal vez es de hecho lo que el dinero representa lo que te motiva – como seguridad y confianza. Una vez encuentras lo que te motiva, puedes usarlo como ventaja.

Recompénsate

¿Tienes algo que hacer que no estás interesado en hacer? Añadir una recompensa al final de la tarea es un motivador fabuloso que funciona muy bien. La recompensa puede ser algo pequeño como un helado, o grande como un fin de semana fuera de la ciudad.

Empieza por lo difícil

Completa la tarea más difícil al empezar la mañana, así el resto del día es más llevadero. Esto siempre funciona muy bien. Básicamente, nos resulta difícil seguir motivados cada vez que tenemos una tarea complicada de completar que estamos temiendo. La aplazamos y aplazamos porque no sabemos cómo enfrentarla. Cuando completas esta tarea instantáneamente te sientes mejor, porque ya está fuera del camino y ahora puedes concentrarte en proyectos más fáciles que quizás estabas esperando hacer.

Medita

Una mente desordenada nos impide encontrar la motivación para hacer algo. La meditación es una gran manera de liberar nuestra mente de malos pensamientos, permitiéndonos respirar fácil y tranquilamente y retener la concentración y la capacidad de resolución.

Házte responsable frente a alguien más

Cuando decidí empezar a hacer más ejercicio, perdí la motivación después de tan solo tres días. Pero cuando mi alarma empezaba a sonar a las 6:30 am, la apagaba. Era demasiado temprano y decidí que no había razón para hacer ejercicio. No tenía motivación para hacer nada entonces lo apagaba y volvía a dormir.

Cuando te haces responsable frente a alguien más, tienes más motivación. Decidí preguntarle a una amiga si haría ejercicio conmigo. Ella estuvo de acuerdo, y estaba golpeando en mi puerta todos los días a las 7:00 am. Yo tenía que levantarme y vestirme porque tenía una razón. Ella estaba presionando, yo estaba motivada.

Evita la gente negativa

La gente negativa puede desmotivarte fácilmente. Después de que tu, de manera entusiasta, expresas públicamente que quieres cambiar el mundo, todo lo que necesitas es un comentario de “nadie va a cambiar el mundo” de algún amigo para dejarte en la tierra. Rodearte de personas positivas es una gran manera de estar motivado.

Cuida más de tu cuerpo

Cuando estás cansado, por supuesto es muy difícil encontrar la motivación para hacer cualquier cosa. Lo único que quieres hacer es acostarte en el sofá con una gran cantidad de dulces y ver televisión. Estás demasiado agotado para entrenar tu mente y cuerpo.

No hay excusa para el cansancio, y, de hecho el cansancio es sencillamente el resultado de las cosas que estás poniendo tanto en tu cuerpo como en tu mente. Seguro, algunos días necesitarás descansar. Pero la mejor manera de darte a tí mismo más energía es mejorar tu dieta. Cambiar la comida chatarra por frutas y vegetales es una buena manera de empezar. Entre más micronutrientes pongas en tu dieta, más alerta, despierto y motivado te empezarás a sentir.

Pide ayuda

¿Tienes una tarea imposible que es tan difícil que no consigues ninguna motivación de todos modos? Pide ayuda.

 

 

Publicado originalmente en: www.beautyandtips.com /Fotografía @emirosestudio en Instagram.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *